lunes, 12 de mayo de 2014

Salmorejo


El salmorejo es una crema servida habitualmente como primer plato; se trata de una preparación tradicional de Córdoba (Andalucía).

Se elabora mediante un majado (machacado, triturado) de una cierta cantidad de miga de pan (denominado como telera), a la que se le incluye además: ajo, aceite de oliva, vinagre (opcional), sal, y tomates. Debido al empleo del pan, su consistencia final es la de un puré, o el de una salsa, se suele servir con pedacitos de otros alimentos en su superficie como: virutas de jamón, picatostes, o con migas de huevo duro e incluso atún en aceite de oliva. 

Por los ingredientes empleados se trata de un alimento y preparación bastante económico. Es frecuente que se sirva a los comensales fresco. Debido a su consistencia, a veces se sirve como una salsa de acompañamiento, para remojar en otros alimentos, por regla general fritos.

El posible origen del salmorejo, entendido como lo es en la actualidad, se remonta a un periodo que va desde el siglo XIX o comienzos del siglo XX, donde el último ingrediente a incluir en la popular receta fue el tomate. Sus orígenes corresponden a los de un plato humilde que fue popularizado lentamente fuera de Andalucía lo largo de mediados del siglo XX. En la cocina española existe polisemia con otro tipo de preparaciones (denominadas salmis) que suelen ser guisos de caza menor, como pueda ser el conejo (proporcionando el conejo en salmorejo) y cuya composición y preparación es completamente diferente, a pesar de poseer el mismo nombre. Es por esta razón por la que cabe destacar que, a pesar de haber sido aceptado el salmorejo como una especie de gazpacho espeso, en algunas regiones de España es considerado en la actualidad como una especie de guiso de diversas carnes de caza (salmis). 

Posee algunas similitudes con el popular gazpacho, pero ho ha de confundirse con el; entre las diferencias cabe destacar el abundante uso de pan en su elaboración que hace al salmorejo más denso. Por otra parte, el salmorejo emplea como verduras únicamente tomate y ajo, mientras que el gazpacho se elabora con otras hortalizas como son el pepino, pimiento y cebolla.

Para mi tanto el gazpacho como el salmorejo son dos platos que no pueden faltar durante la temporada estival..... con el calor no hay nada mejor que un nutritivo y fresquito bol de cualquiera de los....




Vamos con la receta que es muy facilita....

Yo lo suelo preparar con Thermomix porque me parece que la textura resultante es más fina, pero en muchas ocasiones lo preparo con una batidora y está igual de rico. Por tanto todas las instrucciones que os pongo se pueden llevar a cabo con cualquier trituradora con potencia.





INGREDIENTES:

  • 1 o 2 dientes de ajo (medianos)
  • 1000 gr. de tomates maduros y rojos.
  • 1 cucharada rasa de sal.
  • 150 gr. de pan duro (de un par de días al menos).
  • 100 gr. de aceite de oliva virgen extra.
  • 20 o 25 gr. de vinagre de jerez.
  • 2 o 3 huevos cocidos.
  • 100 gr. Jamón ibérico.

PREPARACIÓN con Thermomix:

  • Cerramos el vaso de thermomix y ponemos una jarrita encima y pesamos el aceite. Reservamos.
  • Ponemos en el vaso los huevos y troceamos 2 seg. / vel. 4. Retiramos y reservamos.
  • Ponemos en el vaso el jamón y damos 4 o 5 golpes de turbo. Comprobamos el grosor y si lo queremos más picado damos 3 o 4 golpes de turbo más. Retiramos y reservamos.
  • Sin lavar el vaso, añadimos los ajos pelados, los tomates y la sal (cucharada rasa, mejor quedarse corto y rectificar al final...), programamos 30 seg. / vel. 5.
  • Añadimos el pan y el vinagre y volvemos a programar 30 seg. / vel. 5.
  • Añadimos el aceite y programamos 2 min. / vel. 10. Abrimos y comprobamos la textura y el punto de sal y vinagre por si es necesario rectificar. Volvemos a programar 2 min. / vel. 10.
  • Pasamos a un recipiente que se pueda tapar y dejamos reposar unas 4 o 5 horas en el frigorífico ( es más rico servido frío y un poco reposado ).

Como os he indicado antes, todo el proceso puede hacerse del mismo modo con una batidora normal o una americana, ajustando los tiempos de trituración a la potencia de la misma.





Se puede servir en vasos, tazas o vasitos de chupito, podemos adornarlo con el huevo y el jamón picado y un chorrito de aceite en cada uno.

Es bueno poner unos recipientes con el jamón y huevo sobrante por si alguén quiere servirse más.

Os aconsejo que en alguna ocasión probéis a sustituir el jamón picado por atún en aceite de oliva, la mezcla es deliciosa....





Espero que os guste y como siempre nos dejéis vuestros comentarios y sugerencias!!!!