lunes, 10 de marzo de 2014

Mejillones al vapor



El mejillón, al igual que otros moluscos bivalvos, contiene muy poca cantidad de grasa (entre el 0,5 y el 2%), aportando de 67-68 calorías por cada 100 gramos de porción comestible, además de resultar una fuente de proteínas. Entre las vitaminas destacan las del grupo B como la B1 o tiamina, B2 o riboflavina, B6 o piroxina, y B12. Sobresalen en su composición minerales como el yodo, hierro, calcio, sodio, fósforo y magnesio.

Podemos encontrar diferentes tipos:

  • Mejillón rubio o mediterráneo (Mytilus galloprovincialis). Uno de los más importantes para el consumo, ya que incluso dispone de una Denominación de Origen en Galicia. Su tamaño puede alcanzar los 8 cm de largo. Una especie muy invasora que ha desplazado al mejillón común de las costas del Atlántico y Mediterráneo.
  • Mejillón de labio verde. Procede de Nueva Zelanda.
  • Dátil de mar. Su forma alargada determina su nombre. Proviene de Portugal.
  • Mejillón californiano (Mytilus californiensi). Desde las costas del Pacífico hasta el sur de Alaska.
  • Mejillón barbudo (Modiolus barbatus). Mar Mediterráneo y Atlántico. Su barba (el biso) puede llegar a medir 6 cm y posee color oscuro.
  • Mejillón bastardo o gran mejillón (Modiolus modiolus). Su calidad gastronómica es menor que la del resto de especies, pero su tamaño es mayor.
  • Mejillón cebra (Dresissema polymorpha). Algunos ríos y embalses españoles están siendo colonizados por estos ejemplares, destruyendo ecosistemas acuáticos y amenazando la vida de otras especies autóctonas, ya que consumen su alimento rompiendo el equilibrio natural. En la actualidad son tratados como una plaga en el río Ebro.
El método tradicional de producción de mejillón en Galicia es el cultivo en batea. Este sistema es el de mejor rendimiento de los conocidos, y las 240.000 toneladas de mejillón comercializados anualmente en Galicia suponen mas de la mitad de la producción mundial por cultivos de este molusco. En este sistema, la simiente del mejillón se coloca sobre cuerdas que cuelgan de unas plataformas flotantes o bateas situadas en el interior de las rías, donde permanecerán completamente sumergidas hasta conseguir su peso comercial.

Dado que es un producto nacional que encontramos con mucha frecuencia en los mercados y que además es muy poco calórico y muy alimenticio, os voy a contar como los preparo yo para que podáis disfrutar de ellos tanto como nosotros.


INGREDIENTES:
  • Bolsa de mejillones frescos.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas de tomate natural triturado.
  • 2 cucharadas de vino blanco.
  • Pimienta.
  • Perejil.
  • 1 limón.

PREPARACIÓN con Thermomix:
  1. Abrimos la malla con los mejillones y los limpiamos bien en agua y los colocamos en el recipiente Varoma y reservamos.
  2. Ponemos en el vaso el aceite y el ajo picado y programamos 3 min. / Varoma / vel. 1.
  3. Añadimos el tomate, el vino, un poco de pimienta, un poco de perejil y estrujamos el limón.
  4. Cerramos la tapa y programamos 13 min. / Varoma / vel. 1 y colocamos el recipiente Varoma encima de la tapa.
  5. Terminado el tiempo, abrimos el recipiente Varoma levantando la tapa en el sentido opuesto a nosotros para no quemarnos con el vapor. 
  6. Ponemos los mejillones en una fuente y los regamos por encima con la salsa que ha quedado en el vaso (será más cantidad de la que había inicialmente ya que los mejillones sueltan agua (por este motivo no hay que poner sal) y servimos para tomar inmediatamente.

Hay zonas en Francia y Bélgica donde este plato es muy popular, allí lo llaman Moules-frites. Es un plato simple compuesto por mejillones cocidos al vapor como os he contado y acompañado con una guarnición de patatas fritas.

Espero que os guste.