lunes, 14 de abril de 2014

Pan de pita




El pan pita es uno de los alimentos más antiguos cuyo origen se atribuye a medio oriente, especialmente a Egipto. 

La pita, más conocida por ser de esa especie de panes planos, también tiene sus raíces en ciertas regiones de Grecia, de la India y de África y al ser uno de los alimentos milenarios de esa región del mundo refleja muchas de las costumbres y tradiciones de algunos de estos países. 

En algunas culturas de África, por ejemplo, es utilizado como una especie de tenedor el cual sirve para que la comida sea llevada a la boca, en regiones más cercanas al Mediterráneo en cambio se usa como una especie de platillo que sostiene y soporta el resto de los alimentos. 

Al mundo occidental llegó en la era moderna con las primeras invasiones europeas a estos países, sin embargo su popularidad alcanzó su tope máximo a mediados del siglo pasado cuando empezó a utilizarse en países de Europa y Norte América como sandwich, es decir, como un tipo de pan bolsillo que rellenaba con distintos ingredientes. Ahora es muy común que este pan esté en las comidas o que se sirva como entrada, ya sea con las típicas salsas árabes como el Tajine de garbanzos o Hummus o con otro tipo de preparación y de relleno. 

Pita es su nombre occidental, si se visita otros países como Turquía o Arabia habría que denominarlo Pide o Khubz respectivamente. Este pan, al igual que el Baguette en Francia, se considera típico de la región y el día a día de cada uno de sus habitantes está acompañado por su sabor. En Grecia se come con queso, con espinaca y papas, en Yugoslavia se sirve acompañado de carne y en Bosnia especialmente en las fiestas del mes de Ramadan se rellena con huevo. En Bulgaria, ya bajo una tradición más europea, sólo se come en ocasiones especiales ya sea para nochebuena o como homenaje a un visitante para darle la bienvenida, en ese caso se sirve con miel. En países de Latinoamérica se popularizó durante la fuerte ola de inmigración árabe y libanesa a principio del siglo XX, sobre todo en la costa norte de Colombia donde sirve de acompañamiento para comidas típicas como el kibbe, arroz con almendras o la panocha dulce barranquillera.

A mi me gusta especialmente este tipo pan por que además de ser muy versátil, tiene un saber muy rico y suave. Habitualmente lo tomamos acompañando Hummus o Baba Ganoush, pero como se puede abrir muy bien y rellenar, otras veces lo utilizamos a modo de sandwich.




INGREDIENTES:

  • 250 gr. de agua.
  • 30 gr. de aceite de oliva virgen extra.
  • 15 gr. de azúcar.
  • 20 gr. de levadura prensada fresca de panadería.
  • 450 gr. de harina de fuerza.
  • 10 gr. de sal (1 cucharadita).

PREPARACIÓN con Thermomix:

  1. Ponemos el agua, el aceite y el azúcar en el vaso y se programa 1 min. / 37º / vel. 1.
  2. Añadimos la levadura y mezclamos 10 seg. / vel. 4.
  3. Añadimos la harina y la sal y programamos 30 seg. / vel 6.
  4. Amasamos programando 3 min. / vaso cerrado / vel. espiga.
  5. Dejamos reposar en el vaso hasta que doble su volumen ( mi consejo es que quitéis la tapa del vocal y que se cubra la thermomix con una bolsa de llevar congelados, simplemente la metéis por arriba, de esa forma sube fenomenal ).
  6. Pre-calentamos el horno a 240º.
  7. Sacamos la masa del vaso y la colocamos en una superficie enharinada para poder trabajarla. Hacemos bolas de unos 50 gr. aproximadamente.
  8. La vamos extendiendo con un rodillo dejándolas finitas.
  9. Colocamos papel de hornear en una bandeja de horno y las vamos colocando.
  10. Horneamos entre 5 y 7 min.

NOTA: el pan ha de quedar hueco por dentro, por tanto es importante seguir estas recomendaciones:
  • Pre-calentar adecuadamente el horno.
  • No dejar que las tortitas se doren mucho ( sacarlas blanquitas ).
  • Taparlas con un paño un poco húmedo cuando se saquen del horno.





Espero que las disfrutéis y que como siempre nos dejéis vuestros comentarios!!!